El dominio crianzacaracoles.es está en venta.

COMPRAR

Ritmo biológico del caracol [Noticias]

La vida de los caracoles se caracteriza por tener tres fases de diferente actividad biológica: vida activa, estivación e hibernación, dependientes de las condiciones higrométricas y térmicas del ambiente.

La estivación, es un estado letárgico, más o menos acentuado, como respuesta a los periodos secos de estiaje. Su duración puede llegar a ser de cuatro meses, anualmente, durante los cuales el caracol disminuye o incluso puede llegar a paralizar su metabolismo en consonancia con la humedad ambiental.

La hibernación que coincide con las bajas temperaturas invernales y con otros factores como la disminución de fotoperíodo, es un periodo de letargo más pronunciado y duradero que la estivación. Durante este tiempo se paralizan las funciones digestivas y la frecuencia cardiaca se reduce a tres contracciones por minuto a 0ºC, viviendo el caracol a expensas de sus reservas, especialmente del glucógeno acumulado en el hepatopancreas.



En ambas fases los caracoles se retraen dentro de su concha y secretan un disco de mucus incoloro, que se solidifica en contacto con el aire, para taponear el epifragma (orificio de la concha). Según algunos autores, las fases de estivación e hibernación, corresponden a un fenómeno de reposo fisiológico interno necesario para la recuperación interna de los órganos reproductores y las funciones sexuales (Cuellar, 1986).

El fotoperíodo es el principal factor que desencadena la actividad o inactividad, el crecimiento y la reproducción de los caracoles, según se sometan a regímenes luminosos propios de días largos (más de 15 horas de luz) o cortos (Aupinel, 1996).

Temperaturas ambientales aumentadas hasta 10-12ºC y una adecuada humedad ambiental, permiten al caracol salir de su letargo, el cual posee un apetito desmedido, por las pérdidas energéticas sufridas en la fase anterior.

Durante la vida activa, se produce un rápido crecimiento de los caracoles jóvenes supervivientes de la hibernación y una recuperación de los animales adultos que, posteriormente, comenzarán su periodo reproductivo.

Ecología, parámetros ambientales
La actividad del caracol está condicionado esencialmente por tres parámetros climáticos: humedad, temperatura y fotoperíodo.


Humedad ambiental recomendada:
Diurna: 75-80 %
Nocturna: 85-90 % no mayor a 95 %

Temperatura óptima recomendada:
Diurna: 20-22º C no mayor a 25ºC
Nocturna: 16-18º C

Temperatura de hibernación:
Bajo 6º C

Fotoperíodo:
18 horas luz
6 Horas oscuridad

Temperaturas de 0ºC inducen la muerte del caracol por congelamiento del agua de sus tejidos. Temperaturas de 30ºC son inocuas siempre y cuando el grado de humedad sea idóneo (Cuellar, 1986).

El hecho de que sean animales lucífugos junto con el mayor grado higrométrico nocturno, les lleva a desarrollar su actividad principalmente durante la noche, buscando zonas de penumbra u oscuras durante el día.

El viento por sus efectos sobre la evaporación de la humedad tegumentaria y, por tanto, sobre su hidratación corporal tiene también un efecto desfavorable cuando adquiere una velocidad excesiva, de ahí que los caracoles busquen lugares protegidos de las fuertes corrientes de aire.

Fuente:
Marcela Bernardita Benito Lagos
Pontificia Universidad Católica de Chile Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal Departamento de Ciencias AnimalesEvaluación Técnica Económica de una Crianza Intensiva de Caracoles (Helix aspersa) Capítulo V

Cuenca Rural / El helicicultor