El dominio crianzacaracoles.es está en venta, si estás interesado comunícate con nosotros al email info@crianzacaracoles.com

Conejo con caracoles III (4 personas) [Recetas]

Ingredientes (4 personas)
  • 1 ramillete de hierbas aromáticas (tomillo, orégano, laurel).
  • 1 conejo.
  • 3 dientes de ajo.
  • 300 g de caracoles.
  • 1 cebolla.
  • 1 vaso de vino rancio.
  • 1/2 litro de jugo de carne.
  • 1 guindilla.
  • 50 g de bacón.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite de oliva.

Preparación:

Cortamos el conejo a la mitad y cada mitad en seis trozos y los salamos.
Cortamos en cuadraditos el bacón.
Freímos un poco el bacón y añadimos los trozos del conejo.
Cuando está dorado el conejo, se retira de la cazuela y, con la grasa que ha dejado el conejo y el bacón al freírse, salteamos la cebolla picada y el ajo. Cuando esté amarillenta la cebolla añadimos el vino rancio, luego el jugo de carne, la guindilla, el ramillete y los caracoles, dejándolos cocer 15 minutos.
Posteriormente, agregamos a la cazuela con los caracoles el conejo y dejamos reducir la salsa un tercio de su volumen hasta que se haga el conejo.
Servimos caliente. Podemos acompañar de unas patatas cortadas en cuadraditos y fritas.

Comentario dietético
La carne de conejo está considerada entre las menos grasas, pudiendo resultar además muy seca, por lo que el valor nutricional de este plato viene muy marcado por el acompañamiento que da el gusto y la jugosidad al alimento principal.
Este plato aporta a la comida sobre todo proteínas de alto valor biológico, cantidades moderadas de vitaminas del grupo B (B1 y B2) y en mayor proporción vitamina B12 y niacina.
En cuanto al contenido mineral destaca el hierro "hemo", que es fácilmente absorbido en el aparato digestivo (entre un 20-25% frente a fuentes vegetales con hierro "no hemo" que tiene una absorción del 1-1,5%).
Aunque el nivel de grasas saturadas de esta carne no es alto, conviene tener en cuenta que se ha utilizado una fritura con un ingrediente bastante graso como es el bacón, por lo que en este caso la receta no es apropiada para aquellas personas que tengan que controlar su peso.
Además la carne de conejo posee una textura muy fibrosa lo que le hace estar desaconsejada en dietas de protección gástrica debido a su mala digestibilidad.
Fuente: Consumer Eroski