El dominio crianzacaracoles.es está en venta.

COMPRAR

Guiso de caracoles [Recetas]

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 kilo y medio de caracoles
  • 1 ñora
  • 4 dientes de ajo
  • Harina, agua, pimentón
  • 1 cebolla
  • 2 tomates maduros
  • 1/2 pimiento rojo
  • Chorizo tierno y bacón
  • Aceite, sal, tomillo



Preparación:

  1. Si los caracoles proceden de granjas o de recogidas silvestres debemos tener cuidado con las intoxicaciones provocadas por plantas que haya consumido el animalillo y que el cuerpo humano no tolera. Para evitarlas debemos someter a los caracoles a un lento periodo de purga, dejándolos varios días sin comer (unos 10- 15) hasta que se encierren en su propia concha formando una espesa película calcárea en el orificio central de entrada. Otra opción es alimentarlos con harina. Cuando veamos que los excrementos se vuelven blancos, ya podremos cocinarlos, de esta forma estarán más gordos porque no habrán ayunado.
  2. Para limpiar los caracoles póngalos en un recipiente con agua, sal gorda y vinagre. Déjelos así unas horas hasta que suelten toda la mucosidad y a continuación lávalos con agua repetidas veces.
  3. Para cocerlos es mejor introducirlos en el agua cuando ésta aún está fría para «engañarlos». De esta forma lograremos que el caracol quede con una parte mayor de su cuerpo fuera de la cáscara. Cuando el agua llega al punto de ebullición, se deja hervir lentamente unos minutos y después se escurren y se pasan por agua fría. Por último se cocinan según la receta elegida. (Hay que ver las perrerías que les hacemos a los pobres animalicos del señor...)
  4. Bueno, pues ya tenemos a los bichitos bien limpios, así que vamos a aplicarles una buena receta. Ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite. Cuando esté caliente, añadimos una ñora partida en trozos y tres o cuatro dientes de ajo con su piel pero machacados. En la tabla, hemos picado muy fino medio pimiento rojo, una cebolla tierna y un par de tomates rojos y lo ponemos todo a pochar en la misma sartén donde nos quedan el aceite y los trocitos de ñora. Ya saben: el pimiento, la cebolla y, cuando se ponga transparente, el tomate.
  5. Lo removemos unos minutos y añadimos una cucharada de harina, removemos, apartamos la sartén del fuego, dejamos que se temple y añadimos una cucharadita de pimentón dulce. Añadimos agua y sal al gusto, un par de hojas de laurel, un poco de tomillo y se pone al fuego. Cortamos unos taquitos de bacón y unas rodajas de choricito tierno y las añadimos a la salsa. Damos un hervor a todo y lo volcamos en una cazuela donde tenemos a los pobres caracoles purgados y engañados.
  6. Y casi lo tenemos. No tenemos más que dejar que se haga todo a fuego lento para que la salsa reduzca y los caracoles se impregnen de ella. Con unos 15 o 20 minutos bastará. Ya saben, ármense de palillo o alfiler, un buen trozo de pan y a huntar, sopar, mojar, hacer barquitos, rechupetear, absorber, chupar... como ustedes quieran.

Fuente: Guía de recetas